Para Marieja, en el dia de su cumpleaños y San Valentín (14-2)

 

 

 

A la Magia

MAGOS: UNA SIMPLE RIMA PUEDE VALER UN CAPÍTULO

Para hacerte cotizar,
no me canso de decir
que bien vestido has de ir,
y buen coche has de llevar.

Que deleite y que placer
preparar la Magia que voy a hacer.

Disfruto al prepararla
tanto como al presentarla.

Antes de cada sesión,
del material revisión.

Si dudas del material,
cambia, arregla. Evita el mal.

Quién del material se fía,
puede lamentarlo un día.

Que la Magia sea VISIBLE,
es del todo imprescindible.

Si a escena nervioso sales,
sigue, para Mago vales.

Si te quieren al salir
sencillo será seguir.

El rechazo de salida,
puede ser sesión perdida.

Para hacer fácil tu Magia,
empieza con una gracia.

Con buena presentación,
obligas a la atención.

Al presentar, presumir,
pero luego hay que cumplir.

Una expectativa buena,
hay que cumplir en escena.

La sonrisa permanente,
mucho le gusta a la gente.

Mago pulcro y aseado,
gran porcentaje ganado.

Si te encuentras indispuesto,
no actuar es lo correcto.

Busca la estupefacción,
antes que la diversión.

Si en Magia no eres natural,
todo irá mal.

Si te presentas desconocido,
o eres muy bueno, o estas perdido.

No conociendo tu arte,
donde vayas a actuar,
un buen curriculum dar
para con él, presentarte.
Falso o cierto. ¿Que mas da?
eso no debe importarte.

Desconecta tu móvil presto
para que te imite el resto.

Si a tus juegos no le das presentación,
tu Magia en vía muerta es un vagón.

Las charlas, chácharas y presentaciones,
estarán de acuerdo con tus limitaciones.

Si en tu vida cotidiana no eres listo,
en escena nunca debes darte “pisto”.
Si gili… eres en tu itinerario,
debes de ser gili… en el escenario.

Tu Magia, jamás dará contento
si está por encima de tu conocimiento.

Mago sin representante
difícil salga adelante.

Bueno es, que sepas de todo,
mas te debo recordar,
que investigues de algún modo
donde puedes destacar.

Las pausas dan rotundidad
y estimulan la curiosidad.

Si el miedo te atenaza
y tu Magia no se atreve:
No corras, pero sé breve.

Para tus juegos ten vista.
Nunca des clave ni pista.

Soy buen Mago Bernabé,
por que hago solo lo que sé.

Si te invitan a cenar
cuando vayas a actuar,
diles que no es cosa buena
hacerlo con panza llena.

Si quieres en Magia poder destacar,
los dichos y juegos personalizar.

Aparatos para Magia
sobre mesa,
le practican la eutanasia
a la sorpresa.

Si de otros magos quieres aprender,
sencillo y humilde, siempre has de ser.

Un juego de Magia, (y el decirlo me place.)
Debe ser reflejo de aquel que lo hace.

Magia en moda para hacer:
¡LA DE AYER!.

A los magos fallecidos,
además de recordarlos
por haber sido leídos;
es también bueno imitarlos.

Magia en Pub, o restaurantes,
si se hace mesa por mesa,
es bueno preguntar antes
para evitar la sorpresa.

¡Te lo repito Teresa¡,:
que jamás has de llevar,
juegos que entre mesa y mesa
tengas que ir a preparar.

Igual a inseguridad,
es modestia o humildad.

Detalles vagos,
hacen a Magos.

“Juego mejorado,
juego destrozado.”

Los juegos en tu sesión,
deben de ir en progresión.

Juego terminado,
el siguiente ensalzado.

Nunca pases al juego posterior,
sin dejar “digerir” el anterior.

Juego empezado,
sin cortes terminado.

Mago mesero,
Poco dinero.

Mago de especial baraja,
cuando no es suya se raja.

Mago de whisky o cubata
remuneración barata,…
aunque sí, que estos Magos,
sin cobrar resultan caros.

Mago que se ofrece,
Magia y sueldo desmerece.

Para que al Mago se aguante,
debe ser interesante.

Para al maestro emular,
su maleta has de llevar.

Mago real,
persona especial.

La Magia de arte jamás carece,
si es un artista el que la ofrece.

Solo trucos en su lista,
tiene el mago poco artista.

Mago y artista,
raro a la vista.

El mago, hace lo que sorprende.
El artista, sorprende lo que hace

Mago de infante,
Medalla al aguante.

Manipulador de oficio,
poco pan, si sacrificio.

Cuando la Magia, se hace obligación,
hay que cambiar de afición.

Mago, si tienes defecto
y te cuesta soslayarlo,
¡no te importe recordarlo.!

Mejor calva “reflectante”,
que una peluca que cante.

Por un clavo se perdió una nación.
Y por un fallo en Magia, una función.

No juguéis con fuego,
y en todas las Magias, prestad atención,
que un fallo en un juego,
puede dar al traste con una sesión.

Puedes un juego fallar,
mas nunca justificar.

Casi siempre lo fallado,
es lo poco practicado.

Si un fallo capta la gente,
sonríe, y al juego siguiente.

Para poder engañar,
nada deben sospechar.

Mago novel o iniciado:
Mucha Magia has de aprender,
mas solo debes de hacer
lo mejor realizado.

Mago atrevido y valiente,
quiero darte un buen consejo:
Da lo fácil a la gente.
Lo difícil a tu espejo.

Cualquier rutina de Magia,
tiene tanto que enseñar,
que es poco tiempo mil horas,
para poder practicar.

No hagas por la tarde aunque tengas gana,
el juego aprendido por la mañana.

O lo dominas,
o lo asesinas.

Juego poco practicado,
es secreto divulgado.

Si de algún juego dudáis,
¡nunca lo hagáis!

Acciones a sospechar,
se deben justificar.

(COMO PROFESOR:)
Prefiero un lego “alelado”
Que un listillo iniciado.

El Mago que vale
del libro sale.

Del libro al trabajo
y olvida el atajo.

En mi camino el destino,
un libro de Magia puso
que lo rompí por el uso…

Libros repetidos se deben tener.
repetidos digo para disfrutar.
Uno por el uso poderlo romper
y otro en el estante para decorar.

Si buen Mago quieres ser,
Magia ver, leer y hacer.

Del profesional, cada actuación,
para el que empieza, es una lección.

En cine, Buñuel, decía:
¡PROVOCA LA CERCANIA!
Y en Magia, te lo hago bueno:
¡¡ HAY QUE INVADIR SU TERRENO!!

El Mago, con oficio y maña,
hasta el niño repelente engaña.

Rompe ritmo el preguntar
al humilde espectador,
más si lo haces por error,
tu mismo has de contestar.

Para que jamás pregunten
lo que dice o hace el Mago:
Claridad en lo que digo.
Claridad en lo que hago.

Para hacerte escuchar:
Lento, alto y sin gritar.

“Aunque con solo los labios mover,
se te debe de entender.”

El mago tiene que hablar,
nunca jamás recitar.

Un consejo de los sabios,
es que muevas los dedos,
mas que los labios.

Y otro de los sanos:
¡Deja que por ti, hablen tus manos.

Motivos para mirar
y nunca para pensar.

Al espectador serás infiel,
si haces gracias con él.

Del público el comentario,
ideas dan a diario.

Cuando veas a otro Mago actuar,
tus manos vacías deben de estar
y lo que el público dice has de escuchar.

Si un espectador asiente,
o afirma constantemente,
no denotes alegría,
pues quizá tengas presente
un vicio, tic o manía.

Cuando alguien, muestra ha dado,
de coger tramposa acción,
no lo des por olvidado,
que puede tener razón.

Tampoco debes fiarte
de esa inocente mirada
que el truco puede captarte,
sonreír, sin decir nada.

Cuando el público, “comenta”
nunca pienses con maldad.
Pues puede ser que te ensalcen
y alaben tu habilidad.

Si para un juego casual,
necesitas ayudante,
piensa en los que están delante
olvidando a los de atrás.

Gran escote en buena ley,
tira mas que jota o rey.

Para el desinteresado,
procura ser deseado.

Para un impertinente,
ignorarlo es lo prudente.

Técnica practicada,
en juego empleada.

Técnica aprendida,
en juego exhibida.

Técnica sin juego,
deja para luego.

El aplauso hay que ganarlo,
no mendigarlo.
El aplauso hay que rendirlo,
jamás pedirlo.

Si el culo el espectador mueve en su asiento,
es que el Mago no mueve su sentimiento.

No mires nunca el reloj para controlar la hora,
puede darse cuenta el niño, el señor o la señora.

“Hay algo que no se entiende:
¿Por que después de una “prueba”
que el gran respetable aprueba
el colega la suspende?”

“Si el mago te da la mano,
puede el pié, darte el profano.”

Quiero presentaros a don Juan Rodrigo,
Un excelente colega,
pero sin embargo amigo.

“Que el aplauso de los magos no te anime
y espera a que el profano te examine.”

Si el colega que te ha visto actuar
nada comenta,
¡¡BIEN HAS ESTADO!!
Tenlo en cuenta.

Tambien podría ser:

Si el colega la boca no abre,
es que te ha visto de puta madre.

El juego mejor logrado,
con compinche bien usado,…
… pero el compadre,
de tarde en tarde.

¡Mago incompatible con la Magia.!
¡¡¡LOS HAY, PERO TIENE GRACIA.!!!

Alguien dijo y con buen tino:
El tiempo, del mediocre es asesino.

Debes de tener en cuenta,
Mago de mesa o teatro,
que actuarás para cuatro,
como si fueran cuarenta.

¿Sabes mi colega, lo que es copiar?
¡Un camino fácil para no triunfar!
“Más si la copia es bien hecha;
con un toque personal
que añadas de tu cosecha,
mejora el original.”

Me puede copiar
el juego y el chiste,
mas del sentimiento
la copia no existe.

Camarero que irrumpe sin avisar,
seguro que un juego se va a cargar.

Para que en la actuación,
no entre y salga el camarero,
debes tener precaución
en decírselo primero.

“Si interrumpe el camarero,
dale con el cenicero.”

Actuación no cobrada,
actuación relajada.

Las Magias sin temores ni zozobras,
son aquellas que las haces y no cobras.

Magia cobrada antes de actuar,
Siempre deja que desear.

El Euro: importante asunto:
Cuando te hablen de cobrar,
no te importe “recalcar”,
¡QUE EL LLANTO SOBRE EL DIFUNTO!

“”Cuantos más magos veo,
más en mi creo.” ( Es broma.)

Y ya, para terminar,:
¡¡¡NADA DEJES AL AZAR!!!

_________________________

Y algo más.

PARA EL JUEGOS DE LOS PABLOS

Cuatro Pablos tengo aquí
como Houdini: Escapista.
Mira, si hacemos así…
uno se pierde de vista.
No penséis que os confundo:
también se marcha el segundo.
A por el tercero voy…
y si este así se gira,
el cuarto con el se pira.
¡Dios mío miedo me doy!
Ante este desconcierto,
¿están por el otro lado?
¡No señor, porque lo cierto…
es que todos se han marchado!

(VUELVEN VESTIDOS)
De los Pablos que escaparon,
Este, elegante vestido,
Vuelve y nos ha traído
Los con el se marcharon.
Vestidos muy elegantes,
No de blanco como antes.

SI VIENEN DE ROJO
PODRIA SER ASI:
De los Pablos que escaparon,
este de rojo vestido,
vuelve, por que ha traído
los que con él se marcharon.
Y también vienen de rojo.
¡Que no os engañe el ojo.!

PARA EL JUEGO DE LA ARAÑA

Esta es la araña Ernestina,

y tres telas de hebra fina

en  cartas de dorso azul,

que he sacado del baul.

(La llamo) ¡Ven Ernestina, ovedece.!

¡Y Mágicamente aparece.!

Esta tela paso allí,

la araña la pongo aquí…

y muy claritito

amiguito…

Se acabó la gasolina.

¡¡¡OS LA HA CLAVADO ERNESTINA.!!!

Con el cariño mas sincero a Dámaso,
mi colega, compañero y sobre todo amigo.

A LAS MANOS MÁGICAS DE DÁMASO

Mariposas, esa manos que en su vuelo
al fausto comodín que culebrea,
invitan a batirse en noble duelo
con la dama que excitada coquetea.
Esos dedos de la ninfa Galatea,
que al gigante Polifemo, causan celo,
querubines son caídos desde el cielo,
duendecillos juguetones de Medea.

En línea vertical y arte moderno,
trazan tus manos desde olimpo al suelo
un limpio hacer en majestad eterno,
de magia celestial que envía el cielo.
Manos que en vaivén suave y seguro
mostráis un doble lift nuevo y preciso,
un empalme natural, fiel y conciso,
o ese pintaje que atraviesa un muro.

Esas tus manos Dámaso, seguro,
el dios que las tocó, ese dios quiso
que envidiaran (y al decirlo a nadie siso)
Dai Vernon, Tamariz y el mismo Arturo.

A CAMILO VÁZQUEZ (Lopeando)

Una magia me manda hacer Camilo,
en mi vida me he visto en tal aprieto,
pensando en ocultar siempre el secreto,
mi alma y corazón están en vilo.
Nervioso corto, empalmo, enfilo,
el mazo de cartas mal sujeto,
mi dedo pulgar se mueve inquieto
y para hacer un doble lo perfilo.
Revolotea en el aire el as de corazones,
y a dorso visto, en breve siesta,
se voltea de nuevo, ¡Adiós razones!,
el as de corazones va de fiesta
y en su lugar el rey de rombos presumido,
nos dice que la magia ha concluido.

DESDE LAS PLAYAS DE VERA
GRACIAS A MI MONEDERO MÁGICO

Dios mío quien lo creyera,
en mis cortas vacaciones
aquí en las playas de Vera,
nacen dos actuaciones
sin esperar que así fuera.
Como a descansar llegué,
(un descanso corto al fin)
allá en la casa dejé,
con mi magia el maletín,
pero siempre, por si acaso
y esto mi magia no empaña,
puedo bien salir del paso
en cualquier punto de España,
porque en bolso sin bolsillos,
sacarinas, unas pocas,
cinco o seis azucarillos,
de esponja un par de pelotas.
Puedo extraer un cordón,
para con sólo una mano,
lograr mágica versión
de mi ocho americano.
Mi mágico monedero,
también lleva y con buen tino,
las tres cartas del trilero,
y las cerillas del chino,
un mechero, dos Anillos,
Tres monedas, varios dados,
dos dedales amarillos
e imperdibles oxidados.
También del bolso que quiero,
puedo extraer dos palitas,
un saltarín coletero,
y de colores gomitas.
Me ofrece espléndida bola
para manipulación.
Luego baraja española,
y así acabar la función.

¡Ay señor!, ¿pero quién soy?.
¡Dios mío, miedo me doy!.

ANA Y CARLITOS SERRATE

¡ ANAdie hay que discutir
que tu magia es veterANA,
De claridad meridiANA,
ANAdie hay que desmentir¡
Más con gANA he de decir,
que mucho el número gANA
poniendo a tu (prima) ” ANA,
que es ANANÁS, de un emir.

Estos versos también son para Ana, aplicado a su juego de la aparición de los ases que se transforman en damas.

ASES EN DAMAS

Anita es mi nombre

o Ana, no más

y me siento un AS,

aunque os asombre,

¡COMO ESTE QUIZÁS!

Mas quiero un segundo,

voy por el en pos,

con gracia de Dios,

cortamos el mundo,

¡Y OTRO AS, YA SON DOS.!

Segundo a la vista,

también el primero,

como tengo pista,

añado a la lista

¡OTRO AS, EL TERCERO!

El ultimo falta,

las cartas reparto,

cuando quieras dì: ¡basta!.

Consigo canasta,

creo es, el cuarto.

Mas no. ¡ES UNA DAMA!.

Deshago la trama.

Y dando unos pases,

descubro los “ases”…

¡DAMA, DAMA,DAMA.!

A MI AMIGO JOSE

-¡Hago Magia de salón!
(Dijo José el de tarrasa.)
Mas tarde nos concretó,
que era el salón de su casa.

EL PINTOR

Ayer y sin citar partes
hablando con un pintor,
la magia (dije) es clamor
y la reina de las artes .
Frunció el ceño y pude ver
de lo que dije el alcance.
Discutimos y en un lance
me mandó a la pura mier…

A UN AMIGO

A Venancio le decía:
(Pues todo el mundo sabía
que nada de él era suyo )
-¿Por qué no piensas capullo
en hacer alguna cosa
que solamente sea tuya?
Respondiome y sin ayuda:
-¡Pablo, no ha de ser así,
dejo que piensen por mí!-

UN BUEN CONSEJO

Por cien razones fiables
Antonio, acepta con gracia,
el no hablar cuando hagas magia,
ni hacer magia cuando hables.

LAS DOS CARRERAS

¿Qué es la magia? (Preguntó)
Fargas, a un mago ya ducho,
y sin cavilarlo mucho
el mago le contestó:
lo mismo que el matrimonio,
la magia es una carrera,
que puede estudiar cualquiera:
Ismael, Fernando, Antonio,…
mas pensándolo serenos,
mi querido amigo Fargas,
son las carreras más largas
y las que se estudian menos.

EL MAESTRO Y EL ALUMNO

Un sabio profesor muy veterano
y un alumno juvenil y bullanguero,
se juntaron con el fin de que el primero
mostrase el buen hacer de su ágil mano
y así ilustrar al inferior hermano.
Luego a un local privado y concurrido,
entraron con un público vencido.
Quiso el gran monitor, en dios del arte,
convertirse entre los allí presentes ;
mostrando treinta dadas diferentes
con maña de tahúr bien se reparte
tríos, pókers y escaleras sin descarte.
Más al levantar su cabeza henchido
descubre ¡Sí! a un público aburrido.
Al alumno de técnica carente ,
le toca el turno, y en afán constante,
sabiendo divertir sacó adelante
con una magia trivial pero ocurrente,
aquel gozar de la sencilla gente.
“Frenético aquel público ignorante,
enterraba una magia rutilante.”

SOY FELIZ

Soy feliz y estoy contento.
Que suerte tengo María,
el ser artista hoy en día
no precisa documento,
ni estilo y menos talento.

A MI AMIGO EL CODE ROPHERMAN

No te enfades si te digo,
que en ésta función serena,
pues que traes maleta llena
y yo llenar no consigo,
te hagas sin llanto o quimera,
con bombín o con chistera,
sin incisos ni demoras,
diez minutos o dos horas

COMO HERMANOS

¿Qué tal os lleváis los Magos?
(pregunto doña Inocencia).
¡¡Como hermanos, (dijo el Conde)
al repartir una herencia!!

EL MATEMATICO

Un matemático audaz
que a nuestro círculo entró,
rápidamente aprendió
más de lo que era capaz.
-¡Ya te lo dije Manolo,
que solamente en dos días
seguro que aprenderías
más que en diez años tu solo!

MIEDO AL EXAMEN

-¡Miedo el examen me da!,
Me dijo un examinando.
¡Magos por aquí y allá
con su sapiencia observando!
-¿Miedo de que? ¡No por Dios!
(Alguien apuntó en la mesa)
Pues cogerás por sorpresa
bien seguro a más de dos .

A DANI DAORTIZ

Desde que te conocí,
que en Andalucía fue,
nunca baraja cogí
porque jodido quedé.

(Para mi alumno y amigo Victoriano)
CASA VICTORIANO Donde mejor se come.

Si quieres comer contento
mi queridísimo hermano,
ven a casa Victoriano,
en la calle Barlovento,
donde tendrás al momento
magia en adiestrada mano,
brindada por mago ufano
y hablada con mucho cuento.

De tapas la barra llena.
las bebidas a montones
para alegrar corazones
y expulsar lejos la pena.
La mesa grande y rellena
de productos sabrosones.
Pero lo que más me llena
y puedo decirlo a gritos:
esos guapos huevos fritos
con los gordos judiones.

SIN DUDAS

-¡Escucha bien mi marido!
(Dijo colérica Engracia)
¡Harta estoy ya de tu Magia,
O la Magia, o tu Engracia!
-A contestarte me obligo:
(Repliqué) -¡Vaya desgracia!
Pues la elección no es dudosa,
si he de elegir una cosa,
sin titubeos te digo
delante de mi hija Acacia…
¡QUE ME QUEDO CON LA MAGIA!

FLORENCIA QUIERE SER MAGA

-Maga Pablo, quiero ser,
pues enséñame la ciencia.
-Si de maga ¡OH Florencia!
hacienda quieres hacer,
atiende bien mi consejo:
Una vez que tu conejo
aparezca ya te basta.
Somételo a una subasta.

Este próximo romance, me lo hizo y dedicó mi amigo Manuel, al que llamaba: EL MATEMÁTICO AUDAZ, y que le gustaba mi Magia.
¡Gracias Manolo! y que en Paz Descanses.

ROMANCE A PABLO SEGÓBRIGA.

Como de estrella y lucero
puede un lucero nacer.
Y del clavel y la rosa
brotar un fino clavel.
Así por arte de Magia,
en un maridaje fiel,
nació el artista mas fino
que viera el mundo nacer.

Paso a paso conquistó
el camino hacia la gloria,
y con Magia consiguió
por fin una gran victoria.
Tiene embrujo y señorío,
es humilde en su altivez,
que pudiendo ser altivo
todo en el es sencillez.

¡Cuantos sin motivo alguno
debiendo estar a sus pies
piensan que son superiores
y no alcanzan a entender
que Pablo, por ser humilde
se yergue sobre el cimbel,
de un arte personalísimo
al que nadie ha de ascender!

Es envidiado y no envidia,
es… como tiene que ser,
y por eso así será
lo que ningún mago fue.

El sigue con paso firme
el camino a recorrer,
sin un desfallecimiento
por esa senda del bien,
que a otros envanecería
sin razón y sin porqué,
y a el solo le estimulan
a lo que tiene que ser:
El artista más genial
que viera el mundo nacer.

 

Para Marieja, en el dia de su cumpleaños y San Valentín

DOS EN UNO

Queridísima María:

junto con el del amor,

hoy de tu cumple es el día.

Recibe de corazón,

dulce compañera mía

¡DOBLE FELICITACIÓN.!

ESTOS PRECIOSOS VERSOS, ME LOS HIZO MI COLEGA, ANGEL MERINO. Y ME DICE:

Tuve ocasión de verle actuar en la reunión anual de magos de Tamarite de Litera, en Huesca, hace algunos años. Me resultaron muy interesantes y estimulantes sus efectos de magia de cerca sin el uso de cartas (que no es que no me encanten, pero me gusta hacer de todo y, la verdad, en magia de cerca lo que encuentras hasta hartarte son juegos de cartas). Por otro lado, me hizo mucha ilusión, ver que alguien usaba las palitas, ya que, mi primer libro de magia, con construcción  incluida, , fue el libro de A. Colombini, dedicado a este tema. Me impactó la fuerza mágica que transmitía en esos efectos y, al mismo tiempo, su gran capacidad para divertir sin perder un ápice de la misma. Añadiendo, además, a todo ello, un trasfondo poético singular, a lo René Lavand, pero sin tanta trascendencia en sus versos como el insigne mago argentino.En relación con esto último, se me ocurrió versificar la presentación del juego “LAS RANAS DEL TRILERO”, como le muestro más abajo, esperando que sea de su agrado y como muestra de reconocimiento a su buen hacer.

Un saludo de Ángel

 

LAS RANAS DEL TRILERO

Juegue al juego de la rana

Donde unas veces se pierde

Y otras veces se gana.

 Quiere apostar caballero.?

Quiere jugar señorita, ?

Diga la rana que pita.

Ponga o no ponga dinero.

Saltan y saltan las ranas,

 Mas cantar sólo una canta.

Búscala, que es una santa,

y si la encuentras, tú ganas.

En ese momento hacemos que un caballero del público escoja una rana y el mago la hace sonar mostrando el acierto del ayudante.

 ¡¡¡Felicidades, Señor!!!

Tiene vista de rapaz,

 y rapidez de felino.

No le creí yo capaz.

De acertar con tanto tino.

 Con cara de suspicacia el trilero-mago da a entender que con este público puede perder más de una apuesta, por lo que comenta:

 Me las piro por la grada,

Que aquí la gente es muy lista

Y temo que no resista.

Con apuestas, la jugada.

 Sin embargo, cambia de opinión, como parte de su juego para engatusar a la gente:

 Aunque pensándolo bien,

Esta vida es una apuesta,

Donde hay lágrimas y fiesta,

Una, dos veces y cien.

 El trilero-mago se dirige al mismo señor del público:

 Quiere jugar, buen amigo,?

Yo no le quiero engañar,

Sólo debe señalar,

La que suena, ya le digo.

 Ahora el apostante falla en la elección

  Veo que se ha equivocado

 Y es que esto pasa a veces,

Que cuando aciertas te creces

Y pecas de confiado.

  Se dirige a otra persona del público (según sea hombre o mujer se adapta la rima como se indica):

  Dígame usted jugadora (jugador),

Que rana un tesoro oculta,

Dígame usted sin demora (por favor).

Cual le premia y cual le multa.

La persona falla en su elección

Cuánto lo siento, princesa (señor),

Pero el juego es el juego,

y aunque la buena no es esa (escogió la peor),

No se apene, se lo ruego.

 Siguiendo la rutina del juego, ahora eliminamos una

de las ranas

 Con tres ranas está claro,

Que acertar es imposible,

Y lo que veo factible.

Es que me quede en el paro.

 Si sólo dos ranas dejo,

Una buena y una mala,

Más de uno en esta sala,

Apostaría el pellejo.

 Atención, mucha atención,

yo las muevo lentamente,

Dígame usted solamente,

Cual nos canta su canción.

 La persona que participa falla

 Nuevo fallo, ¡que esperabas,!

 No me digas: “nos estafas”,

Que es el juego del trilero

Y perder Lleves o no lleves gafas.

 Ahora el trilero-mago retira otra rana y dejamos sólo una en la mesa.

  Como yo no soy muy malo,

Y hoy es un día de fiesta,

Dos menos uno es la resta.

¡No me veas, que regalo!

 Sólo una rana en la mesa,

Con su voz bien afinada.

Hay que ver como se expresa,

Aunque no se entienda nada.

 La otra rana es invisible,

Pero la haremos jugar,

Esta vez no creo posible.

Que se pueda equivocar.

 Ahora tenemos dos opciones en la elección por parte del apostante:

 SI ESCOGE LA RANA INVISIBLE

Pero hombre, estás “pallá’,

 ¡¡Tú has cogido sin mirar!!

Dime como ha de sonar.

Si esto no es rana ni es “ná”.

 ¡¡Venga, venga, escoge ya!!

Pues a poco que te fijes,

Si con cuidado tu eliges

Esto puesto “a huevo” está.

 Con estos verso, el trilero-mago, le da a entender al espectador qué debe señalar, evidentemente, la rana visible como única opción posible.Entonces se sigue como se indica a continuación o se pasa a esta parte de modo directo (y se saltan los verso anteriores),si la elección inicial del espectados es la rana visible.

  ESCOGE LA RANA VISIBLE

Esta rana has escogido,

Me parece natural,

Más yo te digo, afligido.

Que has elegido mal.

 Entonces se hace sonar la rana invisible (como se hace en la rutina habitual),y el trilero-mago finaliza diciendo:

 Y es que este juego con trampa.

Sólo pretende enseñar,

Que apostando contra el “hampa”.

Es imposible ganar.

Ángel Merino Mejías

________________________________________________________________________________

Gracias, para este admirador desconocido, que una noche me vio actuar en Houdini, y parece ser que mi exhibición le dio pié para enviarme un correo con este poema (que se me escapa).
El también pertenece al mundo del espectáculo, Es monologuista.

NO ES UN INVENTO DE DIOS

No es un invento de Dios; pero sí es algo divino.
Bailan las aguas tranquilas cuando el sol
aun las alumbra. La espuma apenas ruge
mientras vuela hacia la orilla. El lento
aleteo de las gaviotas vence junto a las olas
al silencio; pero permanece la calma.
Añora el mar el agua al llegar a palpar la
arena mojada, y siempre cambia su sentido
y vuelve a él, a perderse sobre las rocas
inertes en el fondo; sobre los peces que en
ellas se esconden y revolotean dando vida
a las burbujas que fugaces mueren.
Bailan las aguas tranquilas cuando el sol
comienza su escapada. Tras las horas del día
el movimiento de la marea conserva su ritmo pausado.
El faro que se avista a lo lejos vuelve
a gozar de su luz tímida e intermitente.
El piélago ya empieza a ser invisible desde
donde la mar no es profunda. Los silencios
insisten; aunque siguen derrotados en su batalla;
mas la tranquilidad es la circunstancia mas obvia.
Así transcurren las horas, y los meses,
y mas meses, y las aguas aun bailan tranquilas,
noche y día, y mi verdad persiste.
Y permanece la calma, y la vida sigue viviendo
y la amistad se respira entre la mar y su tierra,
entre la tierra y su riego. Y la verdad persistirá,
porque cuando alguien es artista,
es alguien que enseña,
que se alimenta de racimos de virtudes,
que no calla sin antes gritar feliz a la vida,
que sin estar, crea una conversación de elogios,
que defrauda a la simpleza,
que no pasa desapercibido en una esquina oscura,
que no puede conseguir de los demás su olvido,
que hace con su presencia un motivo para sonreír,
a uno de ellos, su magia, su madre,
solo puede leer lo que dicen sus propios ojos:
“Bailan las aguas tranquilas, y mi verdad será terca,
y pasarán las horas, y los días, y los meses,
y mas meses, y las aguas bailarán tranquilas
noche y día, y la vida continuará viviendo,
y el amor que se respira entre la mar y la tierra;
entre el agua y la arena, será el mismo que ustedes se guarden,
la de la tierra a su riego,
la de mar que promete volver a la orilla
y pasado el tiempo vuelve a ella y le dibuja con su agua un te quiero”.
No es un invento de Dios; pero si es algo divino
el regalo que el destino hace a cada hombre,
como el de una magia al regalarle a Pablo Segóbriga,
mejor que cualquier sueño.

Los versos que vienen a continuación y que nada tienen que ver con la Magia, corresponden a la época en que me creí poeta.

QUE SENTIRÉ CUANDO MUERA
Cuando la muerte me asfixie
para llevarme con ella,
no habrá en el cielo una estrella
ni la luna encontraré.
Cuando escuche en negra noche
del perro largo ladrido
anunciando el fin temido…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando en mi lecho presienta
que la muerte me acompaña
con su siniestra guadaña,
de dolor me abatiré,
aceptando resignado
después de larga campaña,
ese rasgar de mi entraña…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando mis ojos abiertos
solo perciban las nieblas,
confundirse en las tinieblas
y nada ya pueda hacer.
Cuando mano familiar,
entre callados sollozos
cierre mis vidriados ojos…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando a mi cuerpo aun caliente
pongan tétrica mortaja
y pasen a oscura caja
de la que nunca saldré.
Cuando temblorosa mano,
fiel extraiga los anillos
de mis dedos amarillos…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando mi piel se transforme
en un tono macilento,
de una frialdad sin cuento
a mi cuerpo envolveré.
Cuando mi boca reseca,
en una mueca ya rota
destile indecisa gota…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando la atrevida mosca,
se pose en vuelo cansino
sobre el rostro blanquecino
que nunca ya moveré.
Cuando la vieja beata,
gargajeando en son quedo
me rece el último credo…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando todos mis amigos
vayan a mi velatorio
y ensalcen con gran jolgorio
lo que mi vida en sí fue.
Entre cigarro y cigarro,
de alabanzas vida llena,
al fingir por mi gran pena…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando en el féretro inmóvil
reciba ansiosa mirada
de la familia apenada
que espera milagro en pié.
Cuando observen anhelantes
mi rostro ya demudado
y crean que he respirado…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando las viejas comadres
en sentido rutinario,
recen un falso rosario
por el alma que se fue.
Cuando lágrimas fingidas
resbalen de formas raras
por sus pellejudas caras…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando doblen las campanas
en angustioso gemido,
su tan, tan triste y perdido
dará de mi muerte fe.
Cuando el cura, por rutina
de consuelo al afligido
diciendo: Con Dios, se ha ido…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando mi cuerpo se eleve
rodeado de testigos
sobre los hombros amigos
a los que nunca veré.
Cuando con tranquilo paso,
de comienzo la carrera
hasta mi tumba que espera…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando el cortejo ya llegue
llevando mis fríos restos,
a donde yacen los muertos,
de donde no volveré.
Cuando el puñado de tierra
del curioso y apenado
sobre mi caja sea echado…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando ya el sepulturero
con frialdad que me aterra
sin cesar vuelque la tierra
de la que nunca saldré.
Cuando éste con su pala
el trabajo ha terminado
y despida al rezagado…
¡Ay señor¡ ¿Qué sentiré?
Cuando ya me quede solo,
bajo la tierra incrustado
y de muertos rodeado
a los que no podré ver.
Y cuando el ciprés arroje
su silbido aterrador,
mortal, sobrecogedor…
¡DI SEÑOR¡ ¿QUÉ SENTIRÉ?

 

FIN

Hasta aquí hemos llegado… posiblemente continúe…